Sobre mí

No fue hasta que el Artazgo fue insoportable cuando logré con éxito darle la
vuelta a mis habituales enfoques, fue así que comencé a Psicojonarme del todo,
incluso del Todo y de todos… Obviamente empecé a to do things and actions al
respecto, como si un remolino emergiera desde lo más recóndito de mis adentros.
Fue ahí cuando comprendí que no hay solemnidad sin humor ni desquicio sin
equilibrio.
Tras darme el atracón de, a cual más creativa, crisis existenciales y degustar
tercos empachos de delirios, cíclicas psicoastenias, angustias cáusticas y rebeldes
depresiones caí en la cuenta de que toda situación puede virarse, como a un
humilde calcetín para, con determinación creativa, enfocarla y posicionarla como
mejor nos venga en gana.
Tuya es la elección y tuya la responsabilidad de crear en pos de lo armónico
dinámico y de lo eterno mutante, de observar el río y atravesarlo sin mojarte, de
jugar a zambullirte y empaparte o de dictaminar cambiarle el rumbo.
Tú decides.

shares